Costa Maya es un corredor turístico mexicano que parte desde Pulticub en el estado de Quintana Roo y llega hasta Majahual. La Costa Maya se despliega a lo largo de 45 kilómetros de playa, con cualidades muy similares a las de Cancún. La arena de estas playas es tersa y las aguas de un turquesa profundo. La Costa Maya comprende una extensión aproximada de 19,400 hectáreas, de las cuales, más de un sesenta por ciento se utilizan a la conservación ecológica. Justo en este ámbito, auténtico santuario para el buceo, aparece el Banco Chinchorro, de los atractivos preponderantes del arrecife maya y el segundo en importancia a nivel mundial.

El corredor turístico de la Costa Maya se manejó, desde su concepción, hacia una línea arqueo turística, tratando de conjugar distintas alternativas para el turismo cultural, los deportes acuáticos y el turismo de aventura. Así también, la Costa Maya es uno de los proyectos, aún en desarrollo, más relevantes para el estado de Quintana Roo. Desde Pulticub hasta Majahual, la Gran Costa Maya se distribuye geográficamente de la siguiente manera: veinticinco por ciento de su territorio está destinado para utilización urbana, 15 por ciento para fines turísticos y el 60 por ciento restante, para la conservación ecológica.

La Costa Maya se localiza en el municipio de Otón P.Blanco, y limita con la Reserva de la Biosfera de Sian Ka’an y Banco Chinchorro, la Reserva de la flora y fauna Uaymill y el Santuario de Manatí. De manera que, la satisfacción viajera para los ecoturistas, está garantizada. Algunos de los atractivos para no perderse en el marco de unas vacaciones en la Costa Maya, destacan una gran cantidad de playas y arrecifes de coral de notable belleza; cenotes y lagunas ubicadas en medio de la selva y varios parajes excelentes para tomar fotografías panorámicas.

Ya sea en las lagunas internas, como en las arrecifales, la ecodiversidad que se hace presente es mucha y variada. Los visitantes, en este destino quintanarroense, tienen la oportunidad de practicar distintas actividades lúdicas, como por ejemplo, la observación ecológica de los alrededores, la pesca deportiva, el buceo, el esnórquel, la fotografía submarina, el treeking y muchas más.

Otro de los aspectos interesantes de la Costa Maya, es que se trata de un desarrollo ecológico que vincula a los sitios prehispánicos de Kohunlich, Oxtankan, Dzibanche, y Kinichná, así como también, a brotes naturales de aguas y balnearios como la Laguna de Siete Colores en Bacalar y Palma.