En los litorales nacionales hay parajes silvestres tan espectaculares que ante ellos los visitantes no pueden sino maravillarse y tener las mejores experiencias turísticas. Las costas mexicanas nos brindan ocasiones imperdibles para contemplar de cerca distintas variedades de plantas y animales, muchas de ellas de lo más exóticas. Muchas de las playas mexicanas, por su pureza silvestre nos hacen comprender la sabiduría de la naturaleza. No solo son sitios muy divertidos, sino también bastante concientizadores acerca de la importancia que tiene la preservación del medio ambiente.

A continuación, mencionaremos cuáles son las mejores playas para experimentar el turismo de naturaleza.

En el entorno del Mar de Cortés, tomando un ejemplo perfecto, pueden hallarse numerosos islotes, islas y estructuras rocosas que definen una de las zonas silvestres más importantes de la nación mexicana. Muchas son las especies que tienen allí su hábitat particular. También es habitual observar allí abundantes aves marinas y colonias de lobos marinos. Para quienes gocen al máximo del avistamiento de esta clase de fauna, les sugerimos emprender excursiones a las islas San Roque, Asunción y Natividad.

No menos interesante resulta vacacionar en la zona del Pacífico Sur, en la cual, durante los primeros meses del año, acude la ballena jorobada para completar su proceso reproductivo en especial en los litorales nayaritas y jaliscienses. Para quienes deseen visitar las costas de Jalisco, les sugerimos rentar en alguno de los excelentes hoteles de Vallarta.

Una de las facetas más atractivas que tiene vacacionar en las playas del Golfo de México y el Mar Caribe es la de observar al cada vez más escaso manatí. Otras especies en riesgo de desaparecer que los aficionados al ecoturismo valoran mucho avistar son la mojarra del sureste, la carpa tepelneme, el flamenco americano y el tucán pico canoa. Varias de estas especies tienen su hábitat en las rías yucatecas y en las selvas tropicales del territorio chiapaneco.

No menos valioso resulta desarrollar actividades ecoturísticas y de aventura en las costas de Oaxaca. Para hospedarse por estos rumbos del país, lo mejor es quedarse en el famoso hotel Barcelo Huatulco, por la calidad de su atención hostelera y su privilegiada logística.