Cuando llega un periodo de asueto, se tiene el deseo de dejar entre paréntesis las actividades rutinarias, dejar de hacer lo de siempre, hacer las maletas y emprender una travesía llena de aventura y sorpresas turísticas en abundancia.  No obstante, para que ese viaje resulte cien por ciento satisfactorio, es importante elegir con cuidado el destino para visitar en esas vacaciones. De no tomar la mejor decisión al respecto, es muy posible que esa experiencia turística no resulte tan divertida o tan propicia al descanso como uno hubiese querido. En lo que sigue les ofreceremos algunas razones por las cuales viajar a Oaxaca se perfila como una estupenda decisión para aprovechar cualquier periodo de asueto que se tenga disponible.

Oaxaca nos espera con una generosa oferta de lugares de interés. Una muestra de ello la tenemos con sus magníficos Pueblos Mágicos. Capulálpam de Méndez, con su pintoresco ambiente rodeado de elevadas montañas; Mazunte, de hermosas playas, gran valía ecológica y románticas puestas de sol; Mitla, con su impresionante sitio arqueológico de antiguas estructuras ornamentadas de modo extraordinario; Huautla, la comunidad que vio nacer a la famosa curandera María Sabina y también Teposcolula, población mixteca donde destaca el hermoso Templo de San Pedro y San Pablo.

Visitar estas poblaciones de Oaxaca es en cierta manera como retroceder en el tiempo, ya que muchas de sus construcciones históricas preservan los decorados originales con las que fueron edificadas, y también por las festividades tradicionales que en esos sitios se celebran desde hace mucho tiempo. Por supuesto en los Pueblos Mágicos de Oaxaca se hallarán variados hoteles para fines de alojamiento.

De acuerdo con lo que les hemos comentado hay motivos de sobra para emprender una travesía turística al estado de Oaxaca. Disponer de unas vacaciones para visitar el variado entorno geográfico oaxaqueño es una ocasión que no podemos dejar pasar. Uno de los aspectos más positivos que tiene Oaxaca como destino turístico, tiene que ver con la excelente infraestructura de servicios para atender a los viajeros con la que cuenta. En efecto, los hoteles en Oaxaca son de magnífico nivel y lo mismo puede afirmarse con respecto a los restaurantes más famosos del entorno oaxaqueño. Seguramente encontrarán en ellos el mejor servicio posible para disfrutar durante sus vacaciones en Oaxaca.