Si el tiempo es adecuado, es aconsejable darse una escapada a rincones cercanos a la Costa Maya, y así contemplar la belleza de los parajes que allí se localizan. También se tiene la posibilidad de conocer las ciudades de mayor relevancia en la región, como Chetumal o Cancún. La primera es la capital del estado de Quintana Roo y el verdadero umbral al mundo maya. Cuenta con un gran dinamismo comercial y logístico, y varios monumentos y edificios históricos de gran relevancia.

Por lo que se refiere a Cancún, es uno de los destinos turísticos preferidos en el Caribe Mexicano. Esta ciudad se define por sus muchas playas lindas, sus grandes centros comerciales, y su excelente infraestructura hotelera, de las mejores del continente.

Sin duda alguna las ciudades de Chetumal y de Cancún se proyectan como excelentes alternativas para visitar cerca de la Costa Maya, pero no son las únicas. De hecho, Quintana Roo es un caudal inagotable de sitios cautivadores para todos los viajeros y turistas. Junto con la Riviera Maya, la Costa Maya es de los mejores lugares para disfrutar en esta parte del territorio nacional.

Ahora bien, aconsejamos descubrir el real poderío de los antiguos mayas, en los sitios arqueológicos que hay en diferentes partes de Quintana Roo y Yucatán. Cuando se tomen unas vacaciones en la Costa Maya, conviene programar algunas visitas a lugares como Kohunlich, Dzibanché, Kinichná y Chacchoben, es decir, yacimientos prehispánicos que no son tan conocidos como Tulúm o Chichen Itzá, pero que, en ciertos aspectos, son tan relevantes como estos últimos. Los vestigios mayas nos acercan notablemente a los secretos y tradiciones de una de las culturas de mayor preponderancia en el mundo mesoamericano.

Por lo que se refiere a Kohunlich es el sitio arqueológico con mayor cantidad de estructuras abiertas al público. Su proyección arquitectónica y urbana, nos hace patente que se trató de una ciudad importante, en el mundo maya antiguo. Chacchoben, en cambio, es un sitio prehispánico menos explorado que el anterior, pero con cinco grandes edificios, que se levantan sobre un basamento de grandes proporciones. Sobresale en Chacchoben el llamado Templo Adosado, el cual era considerado p, or los antiguos mayas como un centro de contacto entre lo sagrado y lo terrenal. Finalmente tenemos a Dzibanchéun gran asentamiento con varios conjuntos arquitectónicos de extraordinaria monumentalidad, que cautiva a los visitantes de México y del mundo.