Los diferentes tonos de azul que ostentan sus aguas, de acuerdo a como va modificándose la posición del sol, definen a las bahías caribeñas de la Costa Maya, con sus caudalosos ríos, su laguna de siete colores, y todo ello en un entorno de selva tropical. Manglares, arrecifes y cenotes, conquistan a los visitantes de todo el orbe, al adentrarse en parajes ecoturísticos y en un ambiente definido por historias de bucaneros y de los antiguos mayas.
Arena tersa, aguas de un azul imposible, vastas reservas ecológicas, arrecifes coralinos habitados por peces de mil colores y la calidez y amabilidad de los lugareños, es lo que nos brinda la Costa Maya.
Se trata de un corredor turístico que, aún con ser sumamente bello, no es del todo conocido por los turistas, a comparación de lo que sucede con otros destinos vacacionales en el mismo estado de Quintana Roo.

La Costa Maya puede ser considerado como un proyecto eco turístico relativamente reciente, el cual incluye 45 kilómetros de playas y un ambiente de los más hermosos en el Caribe Mexicano. El corredor turístico Costa Maya inicia en Pulticub y termina en Majahual, y en sus más de 19,400 hectáreas atesora múltiples atractivos naturales. Los visitantes tienen la posibilidad, por ejemplo, de hacer largos paseos por la playa, o bien explorar los arrecifes de coral de las cercanías, que son tan admirados en el mundo.

Costa Maya nos brinda una enorme variedad de actividades de esparcimiento en sus maravillosas playas. En estos espacios caribeños, los vacacionistas tendrán la ocasión de contemplar lagunas, cenotes, aves acuáticas, diferentes variedades de flora y fauna, así como también de practicar los deportes náuticos más gustados: esnórquel, buceo, pesca, natación, etc.

Pero además, recorrer la Costa Maya también exhibe un notable interés para los afectos al turismo cultural. Y es que en sus cercanías se pueden conocer varios yacimientos mayas de enorme valía. Algunos de los más significativos son: Kohunlinch, Oxtankan, Dzibanche y Kinichna. Pero además, aunque parezca sorprendente en esta zona solo hay un par de comunidades relevantes. Una de ellas es Majahual, en donde habitan pescadores y la otra es Xcalac, con su enorme riqueza natural.

También es aconsejable acudir a la cercana Balacar en donde aparecen algunos brotes de a naturales y Banco Chinchorro, uno de los rincones más valorados de Quintana Roo. Allí se puede practicar el buceo y contemplar barcos hundidos.