Si tienes pensado viajar al estado de Sinaloa, entonces hay dos lugares que resultan verdaderamente imperdibles para pasar unas estupendas vacaciones. Uno de ellos es el Pueblo Mágico de Cosalá, el cual destaca por sus empedradas calles, sus construcciones de colonial estilo, sus bellas quintas y capillas y el ambiente apacible que allí se percibe. No menos fascinantes resultan sus antiguas tradiciones y leyendas, capaces de cautivar incluso al viajero más exigente. Otro de los lugares que nadie se debe perder en Sinaloa es Mazatlán, aunque acerca de este destino comentaremos más a fondo posteriormente.

Uno de los atractivos más notables en el entorno de Cosalá es conocer la Mina Guadalupe de los Reyes. Se trata de la mona de mayor tamaño en el occidente del territorio nacional. Durante el siglo XIX se extraía de esta mina un millón de pesos de plata al año. Es interesante saber que el propietario de esta mina fue de los principales impulsores en el movimiento político y social que derivó en la separación de Sinaloa del estado de Sonora. Finalmente, en 1943, en el marco de la Segunda Guerra Mundial, la Mina Guadalupe de los Reyes cerró sus puertas y terminó sus actividades.

Pero Sinaloa también nos brinda atractivos lugares costeros para disfrutar y el más famoso de ellos es Mazatlán. Se trata de una animada ciudad portuaria dotada de hermosas playas y una excelente oferta de servicios turísticos. En efecto, los hospedajes en Mazatlan son variados y accesibles a los más distintos presupuestos. Vale la pena visitar la llamada “Perla del Pacífico” para disfrutar de largas jornadas de descanso y esparcimiento, por ejemplo, practicando la pesca deportiva.

Por la ubicación geográfica que tiene, Mazatlán se beneficia de su proximidad con el Océano Pacífico y el Mar de Cortés. Esa es la razón por la cual la pesca deportiva es una actividad muy interesante de desarrollar en su entorno marítimo. En Mazatlán hay varias marinas en las cuales se pueden contratar excursiones para disfrutar de este popular deporte náutico. Conviene aprovechar además que el hospedaje en la zona es de gran calidad: los centros de alojamiento mazatlecos, por su gran calidad, son comparables sin problemas a los mejores hoteles en Veracruz, por ejemplo.